Entradas

Visión de colores

¿Cómo se ve el mundo a través de la “lente” de la quiropráctica?

VisiónDeColores

Probablemente tú salud brilla más, al igual que tus relaciones personales y tú trabajo.

“Vemos” todo a través de nuestro sistema nervioso; cómo nos sentimos, cómo interactuamos con las personas alrededor o cómo nos realizamos en casa o en el trabajo depende del sistema nervioso.

Cuando los nervios están irritados por la subluxaciones vertebrales la línea entre “sólo existir” y “vivir plenamente” es borrosa. Sin embargo, cuanto más despejado está tú sistema nervioso, mejor será tú capacidad de interactuar física, mental y espiritualmente con el mundo que te rodea, y en última instancia, mejorará tu calidad de vida.

Cuando un quiropráctico ajusta la tensión de tu sistema nervioso, es como limpiar la suciedad, las rayas y manchas de la lente a través de la cual interpretas tú mundo; con una lente limpia puedes ver todo tu potencial. ¡La vida es vibrante cuando la miras
a través de gafas de la quiropráctica!

Placa y Subluxaciones

Si comes vas a desarrollar placa en los dientes, es inevitable. Pero si te cepillas regularmente, puedes mantener a raya la formación de placa… evitando así la formación de caries y el deterioro que resultaría de tal negligencia.

Placa_Subluxaciones

Del mismo modo, si te mueves, vas a desarrollar subluxaciones en la columna vertebral, es inevitable. Pero si te chequeas y te ajustas periódicamente, puedes mantener las articulaciones vertebrales en forma, evitando así la tensión nerviosa anormal y la degeneración espinal que también proviene de un mal cuidado.

Nos guste o no, la placa y las subluxaciones suceden, son inherentes al ser humano. Las otras únicas opciones para evitarlos son no comer y no moverse. Pero, ¿qué tipo de existencia sería? Es mejor mantener la placa y las subluxaciones bajo control con atención profesional y mantenimiento regular.

Columnas como cemento

Si has esperado demasiado tiempo entre ajuste y ajuste notas que tu cuerpo se vuelve anormalmente rígido. Levantarse de la cama por la mañana se convierte en una tarea difícil y, para levantarse de la silla hay que tomárselo con calma. A veces sientes como si te hubieras tragado una bolsa de cemento que está empezando a fraguar la forma permanente de tu columna vertebral.

Columna_Cemento

Uno de los peligros de perder la flexibilidad de la columna vertebral es su efecto negativo en tu sistema nervioso. Los estudios han demostrado un vínculo directo entre la pérdida de movimiento segmentario de la columna vertebral y un fenómeno llamado dominancia simpática. Es decir, ante la situación de ‘lucha o huida » la respuesta de tu sistema nervioso se vuelve más activa, lo que lleva a que se altere la función interna de los órganos, fatiga crónica e incluso, posible muerte en el estado último de la rigidez.

Cuanto más esperes entre cada ajuste, las subluxaciones vertebrales tienen mayor oportunidad de afianzarse y más difícilmente se van a corregir. No esperes a que los síntomas crónicos de la fijación se manifiesten. Haz un chequeo y ajústate de forma regular para mantener tu columna vertebral suelta y que tu energía vital fluya en abundancia.

Chequear los huevos

¿Cuántas veces has tenido un accidente aparentemente leve, o un resbalón en la acera y no le has dado demasiada importancia? Tal vez tu ego estaba más herido que lo que te dolían los síntomas externos. Lo que ocurrió en el interior podría ser una historia diferente.

Chequear-los-huevos

Después de un trauma, las cosas pueden parecer bien en el exterior, pero no quiere decir que están bien en el interior. Por la misma razón abrimos la caja de huevos antes de comprarlos para comprobar que no hay daños ocultos. Lo mismo ocurre con la columna vertebral después de cualquier sacudida. Lo que puede parecer un pequeño abultamiento desde el exterior, en realidad podría crear SUBLUXACIONES en el interior, es decir, desalineación de las vértebras que interfieren con la función nerviosa.

Después de un traumatismo, no importa si grande o pequeño, lo más inteligente es chequear la columna para comprobar si hay SUBLUXACIONES. Si tu hijo se cae por las escaleras, llévalo al quiropráctico para un chequeo. Si tu pareja tuvo un pequeño accidente o te tropezaste con el perro en casa, acudid a un chequeo. La vida es suficiente larga como para tener que vivirla con subluxaciones.

Volver a la configuración de fábrica

¿Alguna vez has tenido que restablecer la configuración de fábrica de un dispositivo electrónico que se volvió loco? Generalmente, hay la opción de pulsar el botón «restaurar» para volver a la configuración de origen. Si alguna vez has sentido necesidad de que tu cuerpo regrese a la «configuración de fábrica”, hay una profesión dedicada a tal efecto.

Fábrica

Nuestros cuerpos son bombardeados con el estrés diario; plazos de trabajo urgentes, crisis familiar inesperada o cualquier inconveniente en tu rutina agrega tensiones no solicitadas que pueden desestabilizar el equilibrio de tu sistema nervioso. El resultado – tu cuerpo se ralentiza, funciona lento e incluso se puede «congelar» con una enfermedad. Un ajuste quiropráctico es como golpear el botón de reinicio para restaurar tus funciones fisiológicas de nuevo a la configuración de fábrica.

Si te sientes abrumado, quizás es el momento para un buen ajuste para restablecer tu sistema nervioso a su configuración de salud y vitalidad. Borrar las subluxaciones desagradables de tu columna vertebral conseguirás activar de nuevo las conexiones.

El modo en que estamos conectados…

Si de repente presentas un dolor que te irradia hacia el brazo izquierdo, cualquier profesional de la salud reconocerá la urgencia de abordar el origen del problema, probablemente el corazón. Si en cambio solamente se trata el síntoma, es decir, el dolor en el brazo, ese error podría matarte. Esta es también la razón por la cual los quiroprácticos se centran en la fuente de tu molestia y no necesariamente en cuándo y cómo la sientes.

Conectados

El dolor reflejado se siente en un punto distante de la zona principal problema. Debido a la vasta red de nervios que viajan desde el cerebro a tu cuerpo, es muy frecuente que los pacientes sienten que sus síntomas aparecen lejos de donde se encuentra realmente el problema. Si las subluxaciones se encuentran en la espalda baja, pueden irradiar dolor en las piernas, si están en el cuello, pueden irradiar dolor en el brazo. Así mismo, las disfunciones orgánicas pueden proceder de desajustes en segmentos de la columna vertebral.

En conclusión, allí dónde «sentimos» no es necesariamente donde necesitamos “arreglar”’. Si tu quiropráctico trabaja en una región espinal alejada de la zona de dolor que estás señalando, no es porque sea indiferente a cómo te sientes, es porque entiende de dónde sale el nervio o el “cable” que está interferido y produciendo el problema.