Desintoxicate de los Metales Pesados

Puede que el término “HEAVY METAL” te suene a un tipo de música.

Sin embargo define un tipo de metal: para tu cuerpo, los metales pesados son tóxicos. Los más comunes son el mercurio, el aluminio, el cadmio, el arsénico y el plomo. Estos metales nos rodean y no podemos evitarlos. La buena noticia es que la mayoría de nosotros nos deshacemos de ellos de manera natural.

 

Fuentes principales de las toxinas de los metales pesados:

  • Timerosal (mercurio) en vacunas.
  • Derrame de productos químicos.
  • Amalgamas.
  • Pescado contaminado con mercurio.
  • Pintura con base de plomo.
  • Fumar e inhalar humo.
  • Vivir cerca de un vertedero.
  • Trabajar en un ambiente donde estés expuesto a metales.

Los síntomas más comunes de la toxicidad de los metales pesados incluyen molestias gastrointestinales, mareos, cansancio, dolores de cabeza, anomalías del sistema nervioso, dolor crónico, problemas de memoria y confusión.

 

Puedes evitar la intoxicación o desintoxicarte con una dieta rica en fibra y antioxidantes como el selenio, vitaminas C y E y caroteno beta. Añade a tu dieta magnesio, ajo, cilantro y agua purificada. Y evita cocinar en sartenes de aluminio, beber de latas y usar papel de plata. Evita el pescado con mucho mercurio como la langosta, las almejas, las ostras, el atún, la caballa y el pez espada. Ve a la sauna, va genial para disolver las toxinas del metal pesado que puedas tener en la sangre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *