Gana movilidad – pierde dolor

imagen de una balanza y grupos de cantos rodados que inclinana la balanza hacia el lado qen el que hay más piedras

Hay un viejo dicho que dice que “… si no lo usas, lo pierdes.” Nada podría ser más cierto cuando se trata de la inactividad y la pérdida de la función normal en tu cuerpo – y tu estilo de vida puede ser el culpable.

Está bien estudiado… un estilo de vida sedentario es peligroso para tu salud. Cuando no puedes mover una parte del cuerpo en su rango de movimiento completo, se vuelve rígido, mecánicamente deficiente y doloroso. Cada articulación del cuerpo está diseñada para ciertas características funcionales. Si huesos, cartílago, ligamentos y tendones no se mueven rutinariamente como han sido innatamente determinados, poco a poco se deterioran por desgaste (artritis). Desafortunadamente, hábitos de hoy como la tele-adicción nos conducen a menos movimiento, y cada vez más innecesario sufrimiento crónico.

La buena noticia es que puedes inclinar la balanza a tu favor con sólo añadir más movimiento a tu rutina diaria. Los ejercicios como el yoga son buenos para mantener los macro movimientos de su cuerpo, mientras que los ajustes regulares mantienen el micro movimiento saludable en las articulaciones de la columna vertebral. Mantener tu cuerpo en la alineación y rango de movimiento natural con cuidado quiropráctico es una manera perfecta para evitar la aparición del dolor provocado por el sedentarismo y para ayudarte a experimentar más vitalidad.

Constancia y repetición

imagen de estudiante de quiropráctica que se ha quedado dormida en la mesa de estudio

Quién no recuerda haber pasado alguna noche sin dormir preparando un examen importante: intentar asimilar todo un semestre de trabajo en unas pocas horas, ¡una verdadera maratón sin parar de estudiar! Pero cuando se trata de salud y quiropráctica, esto no funciona así.

Probablemente nos gustaría acudir al quiropráctico, después de años de dolores y problemas de salud, y que una sola sesión bastara para borrar estos síntomas. Pero al igual que asimilar los conceptos para un examen en un solo día, un trabajo de alivio quiropráctico para salvar la situación, también es temporal. Ajustes de última hora para problemas de larga duración siempre darán resultados fugaces. Se necesita repetición sostenida, atención constante en el tiempo para conseguir cambios medibles en columnas vertebrales largamente subluxadas.

Sería una equivocación pensar que podemos recuperar nuestra curva cervical o minimizar los efectos de años de pobre movilidad espinal con una sobredosis puntual de quiropráctica. En salud no vale actuar así, se requiere constancia y repetición para mantener la integridad de tu espalda.

¡Fuera la angustia!

imagen de una carretera con los coches del carril izquierdo en una retención y el carril derecho despejado.1529

Qué tienen en común los que deambulan sin rumbo y los que están crónicamente subluxados? Ambos vagan por el mundo más muertos, que completamente VIVOS!

Es habitual que las personas que sufren de subluxaciones crónicas se sientan cansadas, fatigadas y desinteresadas por la vida, como si estuvieran de paso. Las subluxaciones crónicas no detectadas interfieren con el flujo normal de la energía de tu sistema nervioso, dejándote físicamente, mentalmente y emocionalmente drenado. El resultado: terminas caminando en un estado de trance, desorientado al hecho de que te sentirías más vivo si simplemente te ajustaras.

¿Conoces a alguien que le pesa la vida y la vive sin ilusión? Es angustiante vivir sin esperanza y aún peor sin saber porqué. Habla con ellos y explícales cómo el cuidado quiropráctico puede cambiar su ánimo y permitirles ¡tomar de nuevo las riendas de su vida!

No olvides tu ajuste…

imagen de un dedo recordando que hay que ajustar periódicamente

A veces sucede que las personas se olvidan de seguir su cuidado quiropráctico tan pronto como el dolor desaparece, para regresar unos meses después preguntándose qué hicieron para que vuelva el dolor. En la mayoría de los casos no es tanto lo que hicieron lo que provocó que el dolor regresara, es lo que dejaron de hacer.

Una vez que desaparecen los síntomas, pensamos que ya estamos sanos y es fácil olvidarse de seguir la rutina que nos hizo mejorar. Es habitual que después de hacer dieta y mejorar nuestros hábitos alimenticios consigamos perder unos kilos que, en cuanto volvemos a descuidar nuestros hábitos, se recuperan rápidamente. Lo mismo vale para mantener tu columna vertebral sana con la atención quiropráctica regular. Cuando el dolor se ha ido y la vitalidad ha vuelto es fácil olvidar el impacto que tiene un sistema nervioso despejado sobre tu salud en general. Si abandonas el cuidado quiropráctico por mucho tiempo será más difícil recuperar las mejoras. Lo ideal es seguir un programa de mantenimiento.

Cuando tus antiguos dolores y molestias reaparecen, en lugar de tratar de averiguar lo que hiciste que provocó de nuevo la crisis, recuerda lo que estabas haciendo y permitió que tu cuerpo expresara la inteligencia innata que sabe como auto repararse.

¡Has oído que…funciona!

imagen de unamano que se acerca a la oreja para oir mejor con el texto IT WORKS

¿Sabías que el primer ajuste quiropráctico no fue para aliviar el dolor de espalda? Relata el padre de la quiropráctica, Daniel D. Palmer, que así es como empezó todo en septiembre de 1895.

“Harvey Lillard, portero en el Ryan Block, donde tuve mi oficina, había sido sordo durante 17 años. No podía oír el ruido de un carro en la calle o el tic-tac de un reloj. Investigué en cuanto a la causa de su sordera y me informó que, estando en una posición forzada y encorvada, sintió que algo cedía en su espalda y de inmediato se quedó sordo.

Un examen mostró una vértebra fuera de su posición normal. Razoné que si esa vertebra fuera recolocada, la audición del hombre debería restaurarse. Después de hablar una media hora, convencí Mr. Lillard para que me permitiera ajustarlo. Coloque la vértebra en su posición utilizando la apófisis espinosa como una palanca y pronto el hombre pudo oír como antes.

No hubo nada “casual” en el ajuste, ya que se llevó a cabo con un objetivo claro, y se obtuvo el resultado esperado. No había nada «de brutal» en ese ajuste; era específico y poderoso, tanto que así nació la Quiropráctica.

¡Daniel David Palmer fue su gran precursor!

Salvaguardando tu salud

Imagen de cámara acorazada con el texto quiropráctico escrito en la puerta

Si la salud es nuestro tesoro más preciado, el estrés es el ladrón amenazador que trata de robárnosla todos los días. Si no te proteges frente a posibles robos, es probable que pierdas la salud sin ninguna advertencia.

El estrés afecta negativamente a nuestra salud de muchas maneras, pero quizás el mal más devastador es su efecto sobre nuestro Sistema Nervioso. Los estudios han demostrado una relación entre el estrés y un fenómeno denominado Dominancia Simpática – una condición en la que las funciones de “lucha o huida” de tu sistema nervioso se vuelven crónicamente hiperactivas, lo que lleva a la sobrecarga en las funciones orgánicas, la fatiga y, finalmente, la enfermedad (1).

La buena noticia es que cuando el estrés trata de sustraerte la salud mientras estás atento a otras cosas, la atención quiropráctica es la cámara de protección de tus activos más valiosos. ¡No la utilices sólo para problemas de espalda y cuello! Puedes confiar en que los ajustes regulares salvaguardan tu sistema nervioso y preservan tu salud COMPLETA. Por tanto, la Quiropráctica es más que el alivio del dolor.

(1) Chronic Activation of the Sympathetic Nervous  System Journal of Applied Physiology 12/2010 Vol 109 Esler. et al.

Un cepo en tu columna

imagen de un cepo para ruedas de automóvil

Te despertaste esta mañana y al levantarte de la cama, descubres que tu espalda está completamente bloqueada como si un cepo le impidiera moverse. Tal vez entonces, pienses que deberías haber prestado más atención a las señales de advertencia que se fueron acumulando en los últimos meses.

La negligencia es enemigo del funcionamiento normal. Piensa en esa pequeña punzada en la espalda que sentiste hace unos días o en el dolor por la mañana que has tenido cada vez más frecuente, como en las advertencias que te manda tu cuerpo. Es como las multas de estacionamiento de las que no haces caso hasta que te encuentras con una penalización mayor. Si sigues ignorando las “multas” o avisos no debes sorprenderte si un día te encuentras con que toda tu columna se ha bloqueado y queda fuera de servicio. Eso es lo que sucede cuando las subluxaciones van sin control y sin ser corregidas.

Así que la moraleja de esta historia es no esperar a que tus problemas de la columna vertebral se te escapen de las manos antes de hacer algo al respecto. El cuerpo y tu columna te avisan, sé responsable y cuida las subluxaciones de tu columna ahora, antes de que ocasionen problemas mayores en el futuro.

La piedra angular de tu salud

imagen de una puerta de piedra con una piedra angular quiropráctica Barcelona

En arquitectura, la fuerza y ​​la estabilidad de un arco no tiene paragón. Cada bloque del arco soporta cargas masivas mientras disipan uniformemente al grupo de abajo. El bloque más importante es la piedra angular. Sin ella, toda la estructura sería un fracaso.

Comparando tu salud con un arco, los bloques de construcción serían los buenos hábitos alimenticios, el descanso adecuado, el ejercicio y una mente positiva. La ‘piedra angular’ que sostiene todo junto sería el cuidado quiropráctico regular. Sin un Sistema Nervioso despejado, tu cuerpo no puede sacar el máximo provecho de todos esos buenos hábitos. Mantener la columna vertebral en la alineación adecuada no sólo mantiene la integridad estructural, si no que mantiene tu Sistema Nervioso funcionando óptimamente.

¿Puede tu cuerpo soportar las cargas de la vida sin cuidado quiropráctico? Comer bien y no abusar del sofá son importantes para la protección de tu salud, pero es un Sistema Nervioso fuerte, apoyado por ajustes espinales regulares, el que mantiene todo en su lugar. Asegúrate de que no estás perdiendo esta importante piedra angular.

 

 

Los alérgenos, los causantes de las alergias

dibujo de alimentos que provocan alergias

Existen diversas causas que pueden provocar una reacción alérgica. Los alérgenos más comunes son los siguientes:

Alimentos: Leche o productos lácteos,huevos, soja, cacahuetes, avellanas, marisco… Es más común en bebés y desaparece con la edad. Los síntomas asociados normalmente no son graves e incluyen congestión, diarrea, etc.

Picaduras de insectos: En este caso, es el veneno el alérgeno. Pueden ser graves y también causar una reacción anafiláctica.

Medicamentos: Los antibióticos –utilizados para las infecciones– son los medicamentos que más reacciones alérgicas causan. También los medicamentos sin prescripción médica (como por ejemplo la aspirina) pueden provocar una reacción alérgica.

Alérgenos ambientales: son los animales domésticos, el polvo, el polen o los hongos.

Químicos: son los detergentes u otros productos utilizados en casa, los pesticidas, los tintes… Éstos provocan una reacción al nivel de la piel.

¿Qué es una alergia?

foto de una mujer con síntomas de alergia con un pañuelo en la nariz quiropráctico Barcelona

Una alergia es una reacción inmunitaria exagerada a ciertas sustancias que normalmente nos resultarían inofensivas. La sustancia a la que se es alérgico se denomina “alérgeno”, y los síntomas provocados son definidos como “reacciones alérgicas”.

Cuando somos alérgicos a algo, el sistema inmunológico cree falsamente que esa sustancia es peligrosa para nuestro cuerpo. Con la intención de proteger el cuerpo, el sistema inmunológico produce anticuerpos IgE para ese alérgeno. Dichos anticuerpos causan que algunas células del cuerpo liberen mediadores químicos en la sangre; uno de ellos es la histamina.

La histamina actúa sobre los ojos, la nariz, la garganta, los pulmones, la piel o el sistema gastrointestinal, y causa los síntomas típicos de una reacción alérgica. Futuras exposiciones al mismo alérgeno provocaran de nuevo la respuesta de los anticuerpos. Esto significa que cada vez que se esté en contacto con el alérgeno, se tendrá una reacción alérgica.

Las reacciones alérgicas pueden ser leves, como el goteo nasal, o graves, como la dificultad para respirar. Los ataques de asma, por ejemplo, son frecuentemente reacciones alérgicas a algo que se inhala en una persona susceptible.

Algunos tipos de alergias producen varios síntomas; en casos raros una reacción alérgica puede ser muy grave: dicha reacción se denomina anafilaxia. Los síntomas asociados son la dificultad para respirar y tragar, la hinchazón de los labios, la lengua, la garganta u otras partes del cuerpo, mareos o pérdida de conocimiento. La anafilaxia se produce raramente, y suele darse momentos después de la exposición a un alérgeno determinado.