Entradas

¿Algo huele a quemado?

Un médico de cabecera le explicó a su paciente que existen tres etapas del dolor: en la primera etapa, el dolor capta tu atención, en la segunda se apodera de ti, y en la tercera etapa finalmente te obliga a hacer algo al respecto. El paciente le pregunta a su doctor qué hacer cuando se llega a la tercera etapa y éste le responde: tomar un analgésico. Lamentablemente esta historia es tan triste como habitual.


HueleAQuemado

 

Lo peor es que al principio el paciente realmente pensó que era un buen consejo pero cuando le transmitió la historia a su quiropráctico, éste le respondió:

  • Si en la oficina se activa la alarma contra incendios, la primera vez te llamará la atención, la segunda, probablemente pensarás que hay que hacer algo y a la tercera, ¿crees que hay que desconectarla para que deje de molestar?
  • Por supuesto que no, – respondió el paciente – eso sería estúpido.

 

La moraleja de la historia es que los síntomas son el intento del cuerpo para salvarse a sí mismo. El enmascaramiento de los síntomas con fármacos, ya sea el dolor, náuseas, diarrea o fiebre, no soluciona el problema, al contrario puede empeorar la situación. Es más inteligente llegar a la causa del problema, la interferencia nerviosa y eliminarla para que el cuerpo pueda curarse a sí mismo.

Tratar lo superficial

Entras en la consulta de tu quiropráctico, subes a la camilla y señalas dónde te duele. Pero el quiropráctico ajusta una parte totalmente diferente de la columna vertebral… ni siquiera cerca de donde sientes el dolor… ¿por qué?

Tratar_lo_Superficial

Hay un viejo refrán que dice que cuando le pisas la cola a un perro, ladra por el otro extremo. En Quiropráctica, eso significa que donde te duele no es necesariamente donde está el problema. Muchas veces el síntoma que se siente en un área se debe a una causa remota. Por ejemplo, alguien con ciática sentirá dolor en su pierna, pero la causa del problema es una subluxación vertebral en su columna vertebral.

Los Quiroprácticos reconocen que si corriges la causa de los síntomas, el cuerpo ya no tendrá la necesidad de manifestarse. Es por eso que los Quiroprácticos se centran en la solución de problemas subyacentes y no en los efectos superficiales. Perseguir síntomas es como cuando un perro persigue su propia cola – gira alrededor de sí mismo hasta que se marea, confundido y frustrado. Es mucho más inteligente de abordar la causa subyacente desde el principio.

Gana movilidad – pierde dolor

Hay un viejo dicho que dice que “… si no lo usas, lo pierdes.” Nada podría ser más cierto cuando se trata de la inactividad y la pérdida de la función normal en tu cuerpo – y tu estilo de vida puede ser el culpable.

Gana_Movilidad_Pierde_Dolor

Está bien estudiado… un estilo de vida sedentario es peligroso para tu salud. Cuando no puedes mover una parte del cuerpo en su rango de movimiento completo, se vuelve rígido, mecánicamente deficiente y doloroso. Cada articulación del cuerpo está diseñada para ciertas características funcionales. Si huesos, cartílago, ligamentos y tendones no se mueven rutinariamente como han sido innatamente determinados, poco a poco se deterioran por desgaste (artritis). Desafortunadamente, hábitos de hoy como la tele-adicción nos conducen a menos movimiento, y cada vez más innecesario sufrimiento crónico.

La buena noticia es que puedes inclinar la balanza a tu favor con sólo añadir más movimiento a tu rutina diaria. Los ejercicios como el yoga son buenos para mantener los macro movimientos de su cuerpo, mientras que los ajustes regulares mantienen el micro movimiento saludable en las articulaciones de la columna vertebral. Mantener tu cuerpo en la alineación y rango de movimiento natural con cuidado quiropráctico es una manera perfecta para evitar la aparición del dolor provocado por el sedentarismo y para ayudarte a experimentar más vitalidad.

Agacharse como un niño

Si alguna vez deseas observar la biomecánica perfecta, mira como los niños recogen un juguete del suelo. Nunca les verás agacharse quejándose por dolor. Dejan caer sus caderas, mantienen un perfecto centro de gravedad mientras descienden y luego se incorporan como propulsados por un muelle.

AgacharseComoUnNiño

Curiosamente, nunca asistieron a clase de “ergonomía” para aprender ese movimiento perfecto. Sus pequeños cuerpos están diseñados de manera innata para hacerlo y hubo un tiempo en que tu también funcionabas de esa manera. Fuiste capaz de levantarte, doblarte, sentarte, caminar, correr, dormir con perfecta biomecánica innata. Pero en algún momento a lo largo del camino, tu cuerpo empezó a tomar malos hábitos y movimientos compensados que ahora crean dolor y limitación física en tu vida diaria.

Si el dolor ha hecho que tu cuerpo olvide como debe colocarse y moverse en la forma que fue originariamente diseñando, recuperar la SALUD significa regresar al diseño original. Si quieres recuperar tu vida, recuérdale a tu cuerpo cómo que estaba destinado a funcionar. Es el trabajo perfecto para un quiropráctico.