La mayor riqueza es la salud

Imagen para mostrar que la mayor riqueza es la salud quiropráctico Barcelona

Hace algo más de 2.000 años, el antiguo poeta romano Virgilio observó esto.

¿Consideras valiosa tu salud?

Cómo cuidamos de nuestro cuerpo es una decisión muy personal. Las decisiones que tomamos y los hábitos que adquirimos se basan en lo que valoramos o mantenemos en más alta estima.

Puedes consultar páginas web que enumeran cientos de valores distintos. Aparte de la salud, aparecen valores como la ambición, la valentía, la justicia, la obediencia y la reputación. Además de la aprobación, la culpa, el miedo, la obligación y la responsabilidad. Tú y yo elegimos de esta extensa lista de valores humanos y priorizamos nuestra propia versión personal.

Como cabría esperar, aquellos de nosotros que hemos elegido el cuidado de la salud como carrera, consideramos de gran valor nuestra salud. Por lo general, se encuentra entre los 10 o 20 primeros valores.

Intentar ayudar a recuperar la salud a pacientes que no la valoran tanto es un reto fascinante. Tienden a no hacer los ejercicios de cuidado en casa, a no beber la cantidad adecuada de agua y, por lo general, no hacen suficiente ejercicio. Las cantidades mínimas de atención quiropráctica que a menudo eligen hacen poco más que aliviar superficialmente su síntoma más evidente.

Esto puede hacer que algunos pacientes se sientan culpables o avergonzados, o que piensen que nos están defraudando. ¡No! Estamos aquí para servirles igualmente. Sin opinión ni expectativa. Nuestro trabajo es ofrecer el mejor cuidado quiropráctico posible, el tuyo es decidir cuánto de él deseas.

¿Cómo se escribe alivio?

Imagen para ilustrar artículo sobre la quiropráctica y el alivo

El cuidado quiropráctico es diferente del tratamiento médico. Esta diferencia ha permitido a los quiroprácticos ayudar a millones de personas durante más de un siglo. Esta diferencia es mucho mayor que lo que la mayoría de la gente piensa.

Imagina a alguien con dolor de espalda. El enfoque convencional dominante sería tomar un medicamento que engañe al cuerpo para que no sienta el dolor. Los analgésicos son atractivos porque son baratos y aparentemente, convenientes.

¡Pero el dolor no es el problema! Sólo es una señal, una forma que el cuerpo tiene de comunicarse con su propietario para avisarlo de que ha llegado a su límite y que es hora de cambiar algo.

Considera el enfoque quiropráctico. Es el mismo dolor, pero los quiroprácticos se concentran en la causa. La causa podría ser física, química o emocional. Evidentemente, abordar la causa subyacente puede llevar más tiempo que tragarse una pastilla, pero los resultados suelen durar más tiempo y son mucho más respetuosos con la inteligencia de tu cuerpo.

¿Tratar el síntoma o corregir la causa? ¿Qué estrategia tiene más sentido para ti?

¿Qué puedo hacer para que mi pareja empiece el cuidado?

Imagen de manos para ilustrar artículo qué puiedo hacer?

¡Si me dieran un euro por cada vez que alguien me pregunta eso!

Si tú has experimentado grandes resultados, es natural querer que alguien que amas se beneficie también. Aquí hay algunas ideas que puedes encontrar útiles:

  1. Has preguntas. En lugar de juzgar su falta de ganas de probar la quiropráctica, vuélvete más curioso. Trata de descubrir la creencia o el mito que se está interponiendo en el camino. A veces, es un miedo infundado o un error de concepto. Has preguntas para descubrir cuál es el verdadero problema.

 

  1. Da información. Una de las mejores maneras de quitar los miedos irracionales que la gente tiene, es ofreciendo información. Hasta ahora, tú sabes que nuestra práctica está comprometida con la educación del paciente, asique ¡haznos saber si podemos ayudarte!

 

  1. Ofrece una invitación. Me gusta pensar que nuestra consulta es especialmente abierta y que da la bienvenida a los escépticos, dudosos y cínicos. Estoy listo para tomar llamadas, incluso anónimas. O trae a tu pareja contigo para que haga un tour por la consulta ¡sin obligación!

 

  1. Dale tiempo. El cambio lleva tiempo, ya sea hacer cambios en la columna o cambiar los pensamientos de alguien. Sé paciente. Confía en que van a elegir la quiropráctica cuando el tiempo sea el correcto.

 

Cuando comparte esta práctica con otros, estás cambiando el mundo: ¡el suyo, el tuyo y el nuestro!

“Donde se dobla el tallito…

Imagen de un árbol para ilustrar el artículo sobre el cuidado espinal quiropráctico en niños y niñas

…allí se inclina el árbol.” Este concepto se le atribuye a Alexandre Pope, poeta inglés del siglo XVII conocido por sus dichos y proverbios. Lo que quiere decir es que, si se planta un árbol con el tronco torcido, crece torcido. Lo mismo pasa con tu hijo o hija. Es por esto que son tan importantes para los niños los exámenes espinales. Que vayan por el buen camino te puede salvar de muchas preocupaciones en el futuro.

Hay muchas cosas que pueden afectar el crecimiento de la columna de tu hijo: desde el parto, pasando por caídas, un accidente de coche, lesiones deportivas y mochilas pesadas. Llevando a tu hijo al quiropráctico te ocupas de cualquier desalineamiento espinal que pueda tener para que no se convierta en un problema futuro. Lo que intentamos hacer entender a nuestros pacientes es que muchos de sus problemas actuales provienen de lesiones de su infancia. Si se hubiesen ocupado de ellos en aquel entonces, cuando su cuerpo aún está creciendo y adaptándose, no tendrían dicho problema a día de hoy.

Una columna desalineada también puede provocar interferencias nerviosas, que desembocará en una alteración de la manera de percibir el mundo de tu hijo. Es muy difícil reaccionar frente al mundo de manera apropiada si nuestra visión de éste se encuentra distorsionada debido a un malfuncionamiento del sistema nervioso.

¿Quieres proporcionarle a tu hijo o hija una vida saludable y un sistema nervioso libre de distorsión? Pide cita en tu quiropráctico para que éste lleve a cabo un análisis espinal en la columna de tu hijo. Déjanos resolver un pequeño problema antes de que se convierta en uno gordo.

Quiropráctico vs Doctor

Quiropráctico vs doctor imagenes para diferenciar

Sólo te bastará una visita al quiropráctico para comprobar que la experiencia es completamente distinta a la vivida con otros especialistas.

Tanto el doctor en quiropráctica como el doctor en medicina reciben cuatro años de educación postgrado y al igual que con las especialidades médicas, los quiroprácticos también pueden optar por especializarse en áreas como deporte o pediatría.

Pero es importante entender las diferencias entre ambos. No vas a salir de la consulta del quiropráctico con una receta o una fecha para una cirugía. Los quiroprácticos creen que el cuerpo es capaz de autorregularse y auto curarse siempre y cuando el nervio no interfiera en tu funcionamiento. En lugar de tratar los síntomas con medicamentos, el cuidado quiropráctico trata de encontrar lo que causa la enfermedad en el cuerpo, es decir, lo que hace que sintamos dolor o malestar.

Gracias a la localización y corrección de la interferencia sobre el nervio músculo-esquelético, los quiroprácticos ayudan a restaurar el funcionamiento óptimo del cuerpo para que pueda curarse por sí mismo. Los cuidados quiroprácticos proactivos ayudan a mantener la salud tras la curación. Los quiroprácticos también pueden estar autorizados a dar asesoramiento nutricional, terapia de ejercicio y suplementos.

Los quiroprácticos reconocen a los nuevos pacientes para determinar si se les puede proporcionar atención quiropráctica. El reconocimiento puede incluir el análisis del historial médico, centrándose en traumas pasados ​​(caídas, accidentes automovilísticos, lesiones, etc), reconocimiento físico y radiografías.

El quiropráctico le derivará a otros profesionales para tratarle o para tener una segunda opinión cuando lo considere oportuno. Si tiene alguna otra duda sobre los diferentes tipos de atención, no dude en preguntar en su próxima visita.

Quiropráctica es esperanza

Imagen de la quiropráctica es esperanza

Es probable que no haga tanto tiempo desde que viniste a la consulta por primera vez por algún tipo de dolor. Puede que haya sido una migraña crónica, dolor de espalda, un accidente o una caída. Pero saliste de aquí con esperanza y cada vez que volvías te sentía un poco mejor.

 ¿Qué has aprendido?

Has aprendido que la vértebra que pinza el nervio (subluxación) causa problemas en tu cuerpo. Has aprendido que los medicamentos que tomabas sólo enmascaraban los síntomas; no hacían nada por resolver tus problemas. También has aprendido que el cuidado quiropráctico restaura el sistema nervioso central para que tu cuerpo se pueda recuperar por sí mismo.

Vemos milagros todos los días en nuestra consulta. ¿Conoces a alguien que pueda beneficiarse de nuestros cuidados? ¡Cuéntales lo que has aprendido! ¡Cuéntales lo que has visto! E invítales a que nos llamen para que podamos seguir encaminándoles hacia el control de su salud.

La quiropráctica, una magnífica sensación

La quiropráctica un hábito sano Dr. Boyce tratando a un paciente

Probablemente uno de los aspectos más gratificantes de la práctica de la quiropráctica sea presenciar el viaje de cada paciente desde el dolor al alivio. Ojos que brillan, posturas que mejoran, personalidades que reaparecen, esperanza que vuelve.

Si esa es tu historia, tienes una experiencia de primera mano de la magnitud de lo que supone reducir las interferencias del sistema nervioso a lo largo de la columna vertebral. Es una gran sensación. Sin embargo, es una sensación aún mejor es compartir tu experiencia con otros e inspirarlos a que empiecen un tratamiento quiropráctico.

Disfrutaras de la gratificante sensación de ayudar a otros a evitar un sufrimiento innecesario.

Solicita información:

Disponemos de numerosos materiales educativos diseñados para ayudar a introducir a tu familia o amigos en el cuidado quiropráctico.

Tráelos:

¿Conoces a una persona muy nerviosa a la que podría venirle bien? Tráela en tu próxima visita para que pueda visitar nuestra consulta, conocer al equipo, hacer preguntas y aprender cómo podemos ayudar.

La mejor manera de que la quiropráctica sea cada vez más conocida en nuestro país, es mediante la inestimable colaboración de pacientes satisfechos que la recomiendan como un método natural de prevención y recuperación de la salud. ¿A quién conoces que debería venir a vernos?

¿Te conoces a ti mismo?

Imagen para conocer los mensajes de alerta del cuerpo quiropráctico Barcelona

¿Qué tienen en común un dolor de cabeza, un eructo, un malestar estomacal y una nariz moqueante? Todos estos síntomas revelan que algo diferente está sucediendo en tu cuerpo. Son las formas únicas y personales con las que tu cuerpo se comunica con su dueño: tu.

Muchos ignoramos estos mensajes de nuestros cuerpos, pero lo hacemos bajo nuestro propio riesgo, porque la capacidad de percibir, los a veces sutiles mensajes que nuestro cuerpo nos envía, puede afectar profundamente a nuestra salud. Como si se tratase de un niño impaciente cuando reclama nuestra atención; si ignoras los susurros de tu cuerpo demasiado tiempo, es probable que suba la voz, incluso que te grite, hasta que le prestes atención y tomes medidas.

¿Cómo logramos tener la conciencia necesaria de nuestro cuerpo para escuchar las sutiles y tempranas advertencias que nos envía?

Es importante saber qué síntomas revelan cuestiones que tienen más probabilidades de resolverse por su cuenta, y qué síntomas sugieren algo más serio. ¿Es ese dolor en el pecho simplemente culpa de una pizza o la advertencia de un ataque cardiaco inminente? Menos ambigua es la aparición de sangre en las heces o la orina. Casi siempre es una señal de algo grave.

Si sospechas que tu cuerpo está tratando de decirte algo, pregúntanos en tu próxima cita. Si está fuera del alcance de la quiropráctica, te referiremos al especialista adecuado.

¿Por qué los problemas vertebrales regresan?

Imagen mujer con problemas vertebrales Quiropráctico Barcelona

Podría pasarte a ti.

Muchos de los pacientes llegan a nuestra consulta por primera vez con problemas de salud que sufren desde hace algún tiempo, a menudo después de haber probado auto recetarse calmantes, masajes, fisioterapia u otros tratamientos para aliviar sus síntomas. Comienzas con los cuidados quiroprácticos, y tu dolor o molestia particular desaparece como por arte de magia. Cuando esto sucede, decides que continuar con el cuidado quiropráctico no tiene sentido.

Pasado un tiempo el problema vuelve.

¿Qué ha pasado?

Esta reacción tan habitual es fácil de explicar.

Los músculos y los tejidos blandos que soportan la columna se han desequilibrado y si sufrieron lesión probablemente el tejido cicatricial se habrá instalado y es muy difícil una inversión total del problema sin seguir con el programa de salud.

Es por ello que muchos de nuestros pacientes valoran una atención de apoyo continuada. Un ajuste quiropráctico mensual o quincenal te ayudará a mantener tu progreso y evitar una recaída en tu problema original.

Los mitos en la quiropráctica

Imagen quiropráctico con paciente y bebé Barcelona

Hay algunas ideas erróneas sobre la Quiropráctica. Entre ellas, que sólo sirve para tratar dolores de cabeza o de espalda. Aunque a esta profesión se la conoce inicialmente por ayudar a las personas con molestias en estas zonas.

Lo bueno es que los beneficios van más allá de los músculos y del esqueleto, y muchas personas que padecen otro tipo de enfermedades también obtienen un resultado positivo con la quiropráctica. A largo plazo, los resultados muestran una mejoría evidente en muchos aspectos de la salud, como la circulación, la digestión, una mejora del sistema inmunitario, más flexibilidad, menos dolores y molestias, reducción de tensiones cervicales, así como un aumento de vitalidad y salud en general.

A las embarazadas les ayuda mucho en las molestias del embarazo. También a dar la luz con más facilidad: una vez que se “alinea” la columna, el bebé se encajará mucho mejor para el nacimiento.

Los niños que están bajo cuidado quiropráctico tienen menos problemas de asma, infecciones de oído y garganta, pero también les suben más defensas, entre otros beneficios.